Todos los pensamiento y experiencias, cuentos de escalada e historias para dormir bien...guardados en este cajón

viernes, mayo 23, 2008

no sé lo que quiero

Intento buscar en lo más profundo de mis deseos y sólo encuentro contradicción.

Analizando, como siempre analizo…me doy cuenta de la situación.

Intento trocear mis pensamientos para desgranarlos uno a uno y así poder encontrar ese alfiler en el pajar.

Dentro de poco, muy poco…poco más de un mes cumpliré 34.

No es una cifra que me asuste, pasado la barrera de lo 30, los números correlativos se hacen menos cuesta arriba y parece que son naturales…claro hasta que lleguen los 40.

Pero eso ya es otro cantar.

Digo 34, porque los 33 ya está tocando su fin.

Siento como que la vida pasa muy deprisa, las cosas o las perspectivas no fueron como esperaba…no por nada, simplemente esperaba más frutos de este año. Pero es lo que hay y es lo vivido…que no es poco ni escaso, simplemente es.

Quizá con el tiempo…el tiempo va cada vez más despacio o más deprisa…y tengo la sensación de no marcar el minuto, de que las cosas pasan sin haberlas vivido sin haberlas sentido…tengo la sensación de haberme perdido parte de esta historia, la de mi vida.

Tengo la sensación de que se me escapa sin que yo pueda hacer nada por remediarlo.

Quizá sea una sensación que sólo yo tengo…o quizá esto sea normal en esta época.

Esta la que viven la mayoría de las mujeres “solteras” en estas edades.El reloj biológico está llamando a mi puerta.

Quiero ser madre.

Pero no sé si sería buena idea en estas circunstancias ni en estos momentos.

Laboralmente estoy en uno de mis mejores momentos. No me gustaría que esto se cortara ni que nada interfiriera en mis proyectos de aquí a tres años, que es cuando según mi agenda todos los proyectos en los que trabajo terminarían de tomar forma para convertirse en algo palpable.

Esta circunstancia es , por ahora algo más fuerte que ese deseo de dedicarme a otros menesteres…como la de “abandonarme” a formar una familia.

Por otra parte pienso que los 34+3 suman 37, una edad impensable…37, rozando los 40.

También quiero hacer muchas cosas de aquí a tres años.

Volver a Laos, ir a Australia…ir a América.

Me doy cuenta de que reinvertir en una vivienda es lo peor que podría haber hecho.

Me tiene de manos atadas no me permite actuar con libertad ,me condiciona en mis proyectos…, necesito liberarme pero por otro lado, necesito mi espacio…sentir que tengo un refugio donde siempre volver, aunque no sea el sitio más maravilloso del mundo, aunque esté inacabada…aunque esté vacía.

Sentir que puedo llegar y llenar ese hueco…hacerlo acogedor.

Después de compartir piso una larga temporada estuve tentada a hacerlo para “liberarme” un poco…pero demasiados contras, así que opté por compartir con mi actual pareja.

A veces pienso que el cambio no es compensable, cuando soy egoísta.

Otras pienso que bien merece el esfuerzo…pero el caso es que sigo intentando que mi economía se ponga en pié…resulta una tarea difícil.

A veces me gustaría dar un borrón y cuenta nueva…pero otras, llegados hasta aquí…pienso si podré seguir un poco más adelante…

Hasta los 37 a ver, a ver si esta situación mejora…a ver qué será de mi vida entonces.

Aunque no me gusta esperar, como decía, a que nadie me traiga flores…no sé si la espera dará sus frutos ( suelo ser bastante negativa en ese sentido) y ver si con el tiempo las cosas saldrán por sí solas….

Ahora sólo pienso y pienso…y sólo pienso en que ya lo pensaré mañana.

De momento mañana sólo quiero escalar.