Todos los pensamiento y experiencias, cuentos de escalada e historias para dormir bien...guardados en este cajón

viernes, agosto 24, 2007

Camino de Santiago ( Etapa IV )

Eran las 5.00 de la mañana cuando empecé a oír entre sueños a los peregrinos.

Pero me dejé envolver por mis sueños hasta que Lol.V me despertó…

-Chinita…son las 6.00, hora de levantarse.

A las 8.00 de la mañana abandonábamos ya Villafranca, tras Fran y su amigo de Rojales.

Pero ellos iban más rápido que nosotras…así que les perdimos la pista.

En Trabadelo, paramos para tomarnos el café…preparándonos psicológicamente para lo que se nos avecinaba….volvimos a encontrarnos a nuestro amigo Fran, pero en Vega de Valcárce, pinché y les dijimos que siguieran….ya les pillaríamos.

Así que ahí le dimos a la mecánica.

Nos ayudó el amigo valenciano, ese que durmió con nosotras en el trastero y que por suerte volvimos a encontrar …o nos encontró él a nosotras??.

Después de aquello, pues qué va a ser???

La Señora Cuesta…!!!!

Menuda es ella…IMPRESIONANTE…muy muy cansadas…en uno de los repechos, directamente tiramos las pobres bicis al arcén y nos tumbamos a comer algo...aquello era el infierno.

Después de comer algo, vimos una furgoneta…algo sospechosa.

Se ofreció a llevarnos las alforjas…y muy amablemente le dijimos que no hacía falta.

Después observamos que había una chica vestida de ciclista en el asiento de copiloto.

En una de las paradas de descanso, observamos mientras ni podíamos ni agarrar la botella de agua, cómo un par de ciclistas italianos subían tan frescos…mientras hacían poses con la bici, volvían a subir y a bajar el repecho para asombro del resto de peregrinos y sobre todo de la nuestra…

-Menuda Lola tiene que ser esa…o tendrá truco la cosa, qué valor…después de lo que ha costado subir, ni por una foto volvía yo a bajarme por ahí…

Pero claro…claro que tenía truco. Llevaban coche de apoyo….

Subidos ya al O Cebreiro, la vista más amplia y serena…como diría un amigo.

Por un lado dejamos atrás la provincia de León...

Y por otro, veíamos más cerca nuestra meta, Santiago.

Llegados al pueblecito de O Cebreiro…precioso, aunque sólo sea para visitarlo alguna vez.

Una palloza preciosa y bien conservada, su iglesia y sobre todo la arquitectura, nos recordaban que ya estábamos en otra provincia.

Según la chica de Información Turística, faltaba un repechito que pasar…aunque este no era nada comparado con lo que ya subimos…el Alto del Poio.

Mecachis!!!!

La mitad del recorrido tuvimos que hacerlo a pie, el camino recién desbrozado, las ramas sueltas…la tierra removida y muy suelta…tierra, piedras…mala combinación si pretendes escalar un puerto.

La bajada fue PRECIOSA!!!!

Me encantó todo el recorrido, el paso por los pueblos…las trialeras sin peregrinos..curiosamente, por las tardes no hay muchos y puedes hacer el recorrido a tus anchas.

Pero este recorrido tenía algo especial.

La vegetación, las bajadas, el clima…no tengo palabras, si…disfruté como una enana.

Llegamos a Triacastela.

Decidimos que buscaríamos algún lugar para dormir …nada de albergue…NO!!!!

Pero en aquel pueblo, había mucho peregrino….y decidimos continuar un poco más.

Lol.V, estaba muy cansada y además tenía las manos lesionadas.

Sin guantes, con el agua y de tanto frenar se le hicieron ampollas en las palmas y andaba un poco dolorida.

Así que le hicimos un apaño con el botiquín que llevaba, qué suerte de hermana que tengo, que está en todo.

Pasamos de ir por San Xil y decidimos desde ahí pillar la variante por Samos, aunque haríamos 5 km más.

Ya con el ánimo más tranquilo y disfrutando de los pueblecitos por los que pasábamos, tuvimos tiempo hasta de degustar en un antiguo molino, unas ciruelas que colgaban maduras de su enorme árbol.

Alucinamos con los pueblos…tan pequeños, alucinamos con la arquitectura, con sus olores tan característicos….he alucinado con este trayecto.

Antes de llegar a Samos…podría ser Real, buscando buscando, junto al camino encontramos una ermita…y un acogedor porche.

Decidimos plantarnos allí a pasar la noche.

Eran las 19.00 h y habíamos hecho más de 60 km aquel día…habíamos subido dos puertos, pinchado…y bajado por unas estupendas trialeras.

Un día duro.

4 comentarios:

cesarob dijo...

Vaya madrugones os dabais ¿no?
Lo del coche de apoyo es trampa. Así cualquiera. Pues no cambia el tema ni ná...

Fer dijo...

Lo del coche es trampa, sin duda. Vosotras sois unas campeonas.
Me ha gustado mucho esta etapa.
Cuando se hace andando, el problema son las ampollas en los pies. Cuando se hace en bici, pues en las manos.
Las fotos también son chulas.
Slds.

Lol V. Steiner dijo...

Qué recuerdos!
Sin duda, la bajada del O Cebreiro ha sido la etapa más chula. Y más aún, entre Triacastela y Samos.
Suerte que preguntaste y nos fuimos por el desvío.

Chinita dijo...

Hola Holaaa..!!!
si había que madrugar...pa aprovechar el día.
Fué la caña esta etapa

bsts a tos!!!