Todos los pensamiento y experiencias, cuentos de escalada e historias para dormir bien...guardados en este cajón

martes, mayo 29, 2007

Pitiusas

Una de mis películas favoritas...y de las que más me calaron, fue...Lucía y el sexo.

Así que intenté ir tras sus huellas...y que mejor excusa que la de estar tan cerca...en Formentera.

El ferry, que salía del puerto de La Marina en Eivissa, nos dejó en Sa Savina a eso de las diez de la mañana.

Sa Savina, es el puerto pricipal de la isla.de ahí parten todos los negocios de alquileres.

Como Lucía elegimos....bici..........o moto.

Al final, lo más rápido.

Primera para de rigor, después de atravesar el pueblo y cruzar el Estany d´es Peix...St.Francesc Xavier (su capital).

Un pueblecito del interior, decían de visitar la pila de su iglesia..pero estaba cerrada.

La primera sensación en moto y por la isla, con el frío y el viento...las imágenes de la película en mi mente, las frases de Lucía...me encantó.

Como me lo había imaginado, como lo vi en la película...además había poca gente, poco turista.

Los caminos estrechos...las sabinas, los pinares y las casas blancas con sus ventanas azules....precioso.

Siguiente parada...

Cala Saona.

Una preciosa playa, bastante turistica...pero con un solo hotel, ...con las aguas algo revueltas...pero aun así, cristalinas.

Un puerto de pescadores.

Calma total, casi sin gente...mucha luz.El viento no deja de soplar...la brisa del mar, parece que aun esté allí.

Dejamos la moto aparcada y nos dimos un largo paseo por su camino de madera, a un lado la lengua de arena que tocaba el azul del mar, y al otro...las sabinas, los pinares y los juncos.

Paramos a repostar el estómago y siesta en una zona resguardada de la playa.

Se veía gente haciendo "integrales"...curioso, sin pudor.

Después, a por mi faro....en Cap Barbaria.

Allí también dimos un paseo por la curiosa Cova Forada, que se acede por un curioso agujero en el suelo....como en la peli.

Allí, larga parada a descubrir y a fotografiar a mi animalito favorito...una lagartija, ..pero no una cualquiera, a estas se las llaman sargantanas.

Su color, es el que veis, prometo que no he modificado la imagen, sólo he recortado el formato.

Rumbo al Pilar de la Mola, deshicimos el camino, hasta St.Francesc, y ahí el desvío.

Por una carretera serpenteante y en lo alto ya del puerto, se encuentra el mirador de un restaurante.El mirador.

merece la pena la parada.

Desde aquí, se puede contemplar o mirar, valgame la redundancia, toda la isla a excepción de La Mola.

Se puede contemplar lo fantástico y uno hacerse una idea de lo pequeña de la isla.

Aquí es donde se ve que es verdaderamente, la isla de los dos mares.

El lado izquierdo ...calmado y el derecho, con tremendas olas.

Que es igual que una isla tropical, con sus envidiables calas y playas...pero con pinos. En nuestro destino, el Pilar de la Mola, coincidimos en día con un mercadillo hippie...qué suerte dirás....Puessss...no!!!

Se supone que esta "legendaria" (porque aquí vivió el mismísimo Bob Dylan) población es modesta y bien avenida...pero con mi cara de chinita querían cobrarme sesenta eurazos por una lagarto de madera que no superaba un pulgar de tamaño...Vamos hombre.

Si es que ...siempre me engañan!!!

Así que seguimos el camino a su faro.

Después de la visita, vuelta a la ruta ...esta vez, dirección Es Pujols.Pueblo super turístico.

Allí desvío hacia las salinas (Ses Salines).

Precioso....(qué es lo que no me gustó de esta isla, preguntaréis....pues que el día parecía tener 6 horas, el tiempo escasea y tanto que hacer.)

Y directos a Ses Illetes por un viejo camino de tierra ...dejamos atrás las salinas.

Allí, desde su estrecha lengua se puede acceder a Es Trucadors.

Al otro lado de un pequeño canal, se puede acceder a s´Espalmador (La zona de los barros de la peli)...

Esta distancia se puede salvar en algunos días, porque casi no hay profundidad...hoy no era ese día, había tramontana, para variar.

Así que deleitamos mi desilusión, con unas pasadas de kate-surf.

Un freeke que no paraba de dar piruetas y de posar cada vez que pasaba junto a nosotros. Hasta que cada se cansó...

Él de andar colgado, y nosotros de mirar.

Y con esto y un bizcocho...de vuelta a Sa Savina.

Devolvimos la moto, de vuelta en el último ferry a Eivissa, la marejada fue a peor.

Menudas olas...qué mal cuerpo.

Creo que me quedé blanca...bueno, menos morena.

Me molestó de veras que el tiempo pasara tan aprisa, que me faltaran minutos...segundos, para seguir disfrutando.

Que no hiciera tiempo para nadar, ni para los barros.

A esto, sólo debo sacar algo en claro.

Hay que volver....ahora que la conozco,pero, volver para disfrutarla.

Eivissa nos recibió con los brazos abiertos y una preciosa puesta de sol.

2 comentarios:

Manu dijo...

Ehhh..
No soy copiota, solo que yo tb tuve la impresión de que los días eran más cortos de lo normal!!!
;-)

Paco dijo...

Chinita cabrona!!! pedazo de viajes que te metes y yo sin enterarme!!!
Qué envidia.... joer espero que disfrutaras muchoooooo

A ver si nos vemos prontoooo

Un besoto