Todos los pensamiento y experiencias, cuentos de escalada e historias para dormir bien...guardados en este cajón

lunes, febrero 12, 2007

De sombras, colores...y granito pedricero

INSTRUCCIONES DE USO: Antes de iniciar a leer, hacer click en el botón de play.....sentir la música y dejar volar la vista hacia un mundo de sombras (chinescas)...después, los colores vienen solos. Por el momento no se conocen efectos secundarios.
(O si...la canción es pegadiza...)
EMPEZAMOS....

En la tribu de los Cashinahuas vivía una joven tan hermosa que todos los que la veían se enamoraban de ella.

Pero Iasá amaba solamente a Tupá, el hijo del dios supremo Tupán. El demonio Anhangá, enamorado también de Iasá, sentía una terrible envidia de Tupá y decidió robarle la novia.

Para lograr su maligno propósito, se apareció un día ante la madre de Iasá y le dijo:

-Si impides la boda de Iasá y Tupá y haces que tu hija se case conmigo, yo te daré caza y pesca abundantes durante toda tu vida.

La ambiciosa madre pensó que si obedecía a Anhangá no tendría que preocuparse más por conseguir alimento. De inmediato le prohibió a Iasá volver a ver a Tupá y decidió fijar la fecha del matrimonio de su hija con Anhangá.

Al conocer la decisión de su madre Iasá se sintió desesperar. Sabía que al casarse con Anhangá tendría que ir a vivir al infierno, en el centro de la tierra, y que jamás volvería a ver el cielo, donde vivía su amado Tupá junto a su padre, el dios supremo Tupán.

En medio de su tristeza, quiso ver a Tupá por última vez, aunque sólo fuera de lejos, y así se lo pidió a Anhangá. El demonio decidió complacer a Iasá pero le impuso una condición:

-Te harás una herida en un brazo para que las gotas de tu sangre marquen el camino que te lleva al cielo, así podré seguirte.

Conforme a lo prometido, el día señalado para la boda, poco antes de la ceremonia, Iasá partió a visitar a Tupá por última vez. Se había hecho una herida en el brazo y a medida que avanzaba, las gotas de sangre iban formando un arco rojo en el cielo.

Tupá que era muy poderoso, ordenó al sol, al cielo y al mar que acompañaran a Iasá en su camino y que para confundir a Anhangá dibujaran tres arcos más, al lado de la franja roja. El sol, Guarací trazó un arco amarillo, el cielo Iuaca, dibujó un arco azul claro, y el mar, Pará formó un arco azul oscuro.

Pero Iasá no logró llegar al cielo, ni ver a Tupá, debilitándose cada vez más, fue cayendo lentamente hacia la tierra.

Su sangre se mezcló primero con la franja amarilla de Guarací y se formó un arco anaranjado y, después, al mezclarse con el arco azul de Iuaca, dibujó otro arco de color violeta.

Al caer sobre la tierra, Iasá murió en una playa, bañada por el agua del mar y por los rayos del sol.

No se casó con Anhangá, ni se fue al infierno... De su cuerpo subió un arco verde, formado por la mezcla azul de Pará con el amarillo de Guarací, y se convirtió en el séptimo arco que seguía la trayectoria de los otros seis.

Así se formó el primer arco iris y ésta es la historia de por qué tiene siete colores y aparece siempre en el cielo en forma de arco.

8 comentarios:

Pekas dijo...

La música y las fotos ...muy bella composición...en serio... me ha encantado la combinación...

Pobre Iasá... triste pero sabia historia...a mi me enseña... que toda pérdida .. aunque dolorosa...siempre nos traerá...más pronto o más tarde...algo hermoso y bello...

Un beso de buenas noches...

Capitán Penurias dijo...

Como te lo curras...
... así da gusto leer blogs.

Lol V. Steiner dijo...

Qué bonito, chini!
Me he emocionado! Si en el fondo soy una sensiblera...
Gracias, pibita!

Chinita dijo...

Hola Pekas!!!
Siempre hay que ver el otro lado...claro, podría ser visto como una historia triste...pero está llena de color como ves y oyes...
La vida es bella, depende de la perspectiva de tu mirada.

Un abrazo

Chinita dijo...

Capitán Penurias...se trata de entretener y seguir sonriendo...
The Show Must Go On...!!!

Me alegra que te guste leerme!!!
Seguiré esforzándome.
Un bst

Chinita dijo...

Lol.V.Santa!!!
No llores mi amooool...que me pongo yo también sensibleraaaaa....recuerda las risas...jajaja
Ahora te toca a tí...Espero leer tu post sobre la "canción de la semana"!!!

Fer dijo...

Me ha encantado. Gracias.
Siempre me quedo boquiabierto al ver el arco iris. ¿No es increíble?
Una vez en La Pedriza, tras un buen chaparrón, fue maravilloso. (Una pena no tener fotos de aquel día que recuerdo bien.)
Sigue contando tus cosas.

Chinita dijo...

Hola Fer.
Muxas gracias!!!
Seguiremos escribiendo y creando historias...
Habrá que mirar bien...el arcoiris es increible, si.
Un bst