Todos los pensamiento y experiencias, cuentos de escalada e historias para dormir bien...guardados en este cajón

jueves, diciembre 14, 2006

Malambruno

Y vuelvo la mirada hacia el pasado, a veces es bueno echar la vista a tras para ver todo el camino que recorriste. Volvemos al año 2003, mi vida es un caos, buscando preguntas y soluciones.

Me encuentro sola, me siento sola...demasiados cambios para una vida tan corta.

Me vuelco en el trabajo, ese nuevo que encontré situado en el madrileño barrio de salamanca, es una ingeniería. Muchas promesas de aprender, la verdad es que me daba igual, simplemente quería mantener la mayor parte de mi tiempo ocupado, pero la promesa de una revisión salarial por mi apreciado currículum hace que piense que merece la pena empezar desde cero.

La empresa ocupa toda la primera planta del edificio, con disposición circular, por lo que nos lo podemos recorrer entero sin tener que salir al exterior.

Nuestra forma de comunicarnos internamente es por medio del pop-up, un sistema de msn que tiene Windows.

Hay varios grupos de trabajo, en aquel momento creo recordar cuatro, formado por cinco o seis personas, repartidos cada grupo en distintas salas de la oficina.

Me designaron en el mismo grupo que Malambruno, por aquel entonces, era el “bicho” raro de la empresa, una persona introvertida e interesante.

Por aquel entonces, mi carácter era más introvertido que ahora, me costaba mucho abrirme a los demás y haciendo hincapié en mis problemas personales, lo último que quería era llevar mi vida personal a la oficina. Trabajar, por aquel entonces me servía de escape, había buen ambiente y me olvidaba de mi “otra vida” por ocho o diez horas al día, que ya era todo un alivio. Poco a poco, fui conociendo a Malambruno, su interés por los temas orientales, sus escapadas nocturnas, sus rollos filosóficos y sus comentarios irónicos-banales, que parecía que sólo comprendía yo.

Empezó a caerme bien, pero no me gustaba contarle mi vida a nadie y él estaba ansioso por saber.

La situación se fue haciendo cada vez más tensa....mis ganas de escapar de todo y de no dar cuentas a nadie, hacía que me convirtiera en otro bicho raro en aquella oficina.

El circulo se fue haciendo cada vez más pequeño...me sentía incómoda por la situación.

Al final, me cambiaron de equipo y me situaron en la otra sala, en la esquina opuesta donde estaba Malambruno. Las conversaciones, pasaron a ser de “Hola” y “Hasta Luego”, cada ver que nos veíamos en la sala del café...de vez en cuando me enviaba algún comentario por el pop-up, había música en la red, por aquel entonces me recomendaba canciones y fue cuando descubrí que hay música más allá del pop y de la clásica.

Después y poco a poco, esas recomendaciones se fueron convirtiendo en conversaciones escritas, bromas y comentarios que compartíamos con mis otros compañeros.

Volví a sentir que ese cerco se estrechaba, para remediarlo, intentaba ser seca y distante, hablar sólo y exclusivamente de trabajo...hasta que un día me confesó que me seguía cuando salía de la oficina, simplemente porque necesitaba saber. Me sentí invadida y acosada por este “individuo”, que no conocía de nada, que no había dado mi confianza, que simplemente éramos compañeros, que simplemente hablábamos porque me caía bien, porque me parecía interesante sus conversaciones, me parecía inteligentes sus respuestas y me parecían ingeniosas sus comentarios.

En aquel cerco que me había marcado, intentaba ocultar mis miedos, quería preservar mi intimidad a toda costa pero Malambruno quería descubrir a toda costa, hasta el punto de seguirme por la calle...

Después de esto, hablé con mi director de grupo, su director de grupo y por su puesto con la responsable de RRHH, no me dieron ninguna solución, viendo que mi libertad y mi intimidad estaban siendo invadidas, ya no compensaban los conocimientos adquiridos ni las promesas de mejorar, decidí presentar mi baja voluntaria. Después, con el tiempo creo que pasó un año, no recuerdo cómo Malambruno contactó conmigo, pero seguía preguntando por mi vida, cada mes me enviada un mail, contándome la suya, enviándome música...se casó con su novia de toda la vida, una guapísima y encantadora coreana en la iglesia de los Jerónimos de Madrid, se supone que es feliz, pero no sé por qué , sigue “persiguiéndome “ , ahora por la por la red. De Malambruno sólo decir que me parece la persona más inteligente que he conocido y con la que he hablado, lo malo o bueno, según se de, a veces ese cerebro tan prodigioso le juega malas pasadas y se crea unas paranoias mentales capaces de volver loco al más cuerdo, a veces puede ser la persona más inofensiva y encantadora, otras...puedes sentir el miedo y el acoso.

"El miedo es algo tan oscuro, que si te dejas envolver por él, te cegará completamente"

3 comentarios:

Lol in Alcorqueens dijo...

Toma del frasco Carrasco!
Pues porque si le molan los temas orientales, se ha casado con una Coreana y es inteligente... tu mucha cara de andaluza no tienes, mi amol!

Anónimo dijo...

y ¿recuerdan la serie de televisión? Alfred Hitchcock presenta... de cosas extrañas y sobre naturales, era genial. sí definitivamente, un maestro.
Hey chinita, hecho de menos una foto de Malambruno!!!!
Realmente da tanto MIEDOrrrr!!!!!
mati!!!

Malambruno dijo...

Lo he estado pensando y he decidido rendirme. No por mí sino por tu verdad que cuenta mucho para mí (es la primera vez que la oigo). No necesito defenderme (para qué) ni poner la otra mejilla para que me sigas haciendo de las tuyas. Tampoco quiero contarte mi verdad porque entre otras cosas no la has querido escuchar nunca (el miedo, la indiferencia, no se el qué pero te respeto, faltaría más). Sabes perfectamente que nunca te he seguido, faltaría más. Un día por casualidad fuí a Alcala de Henares y fuí a ver donde vivías con Israel. Si te parece mal lo siento. Me extirpo a mi mismo de este blog como cancer que soy, si hay algo que no aguanto es el enloquecer a los demás. Tu explicación me parece correcta y te entiendo (faltaría más llevo intentando entenderte mucho tiempo. Sangre, sudor y lagrimas como decñia Churchill). Good bye. Suerte y un fuerte abrazo a todos.